Antes de nada, mil millones de disculpas por teneros abandonados….lo siento. Pero he estado a tope con nuevos proyectos y no me daba tiempo para todo. Promesa de año nuevo escribir más a menudo….. espero cumplirla.

No sé si os acordareis donde nos quedamos, casi no me acuerdo ni yo, pero bueno podéis releer que no lo borré jiji.

Bueno vamos a refrescar, nos quedamos en la historia de quinceañeros que se dieron un beso perfecto en el descansillo y se fueron cada uno a su casa.

Hola a todos, después de mucho tiempo planteándome empezar un blog y el tema sobre el que tratar, por fin estoy aquí. Este sitio está dedicado a todas esas novias que no saben por dónde empezar una vez que se ponen a planear todo. Yo estoy igual, tengo un año por delante para contaros todo lo que voy haciendo. Espero poder ayudaros aunque sea un poquito.

Y que mejor manera que empezar un blog dedicado a novias que con una historia de amor y más hoy que queda un año para la fecha señalada. Una historia de esas que crees que no existen, que te las cuentan y piensas que solo pasa en las películas, pues así es esta historia...

Donde lo dejamos.... a ver... a sí, habíamos quedado en...
me dijo que si tomábamos esa cerveza que había quedado pendiente, que el sábado tenía un curso y que si no venía muy cansado me avisaba y quedábamos cuando yo saliera del curro, os podéis imaginar los nervios, porque realmente no sabía si íbamos a quedar o no y a parte todas las cosas que se me pasaban por la cabeza, no es fácil quedar con alguien después de tantos años fuera del mercado.

Me fui a trabajar de tarde preparada por si acaso para la cita. Pasó todo el día y nada, pendiente del móvil pero el niño no avisaba de nada. De todas maneras antes de salir del curro me volví a retocar el maquillaje por si acaso...no vaya a ser jiji........